Pensamiento complejo y sus implicaciones pedagógicas en el derecho
El pensador francés Edgar Morin, considerado el exponente más sobresaliente del , ha aportado en los últimos años unos ensayos bioantropológicos que ofrecen nuevas orientaciones sobre el desarrollo humano, cultural y educativo, cuya pretensión genera una nueva actitud que se identifica con la autocrítica y la crítica desde diálogos ínter y transdiciplinares, en el sentido que el ser humano es a la vez físico, biológico, psíquico, cultural, social e histórico. Además, contextualiza los principios de la complejidad en la pedagogía jurída.A través de la lectura de esta publicación, se incrementan las probabilidades de una propuesta que revalúe los conceptos de la antropología pedagógica, con el fin de responder a los nuevos designios de la academia y la sociedad, en las cuales se permita la apertura del pensamiento en busca de la creación del conocimiento y el convencimiento en torno a desde dónde debemos partir, dónde estamos, para qué estamos y hacia dónde vamos, sin olvidar las alternativas del pensamiento y las estrategias que deben ser comunes, o al menos lógicas, para la consolidación de aquélla.Las implicaciones del pensamiento complejo promueven unas nuevas orientaciones pedagógicas y metodológicas en el derecho, en el que se elabora una crítica a la situación que presenta el ecosistema, las alteraciones materiales que nos impactan y conmueven ante los enrarecidos métodos de explotación y ocupación humana, en lo que los contextos geomorfológicos y biológicos conducen a cultivar el interés científico, filosófico, educativo e, incluso, recreativo.Los impactos personales, sociales y económicos, los problemas que aquejan a la humanidad, y la recomendación loable de instalación o establecimientos de ideas y metas para el desarrollo humano, exigen una vía con estándares espirituales que nutran el pensamiento desde su complejidad. Además, los retos que tiene que afrontar la pedagogía ante una cultura global y local y ante la propuesta de competencias básicas desde el entendimiento de que la globalización de la enseñanza, deben producir la transformación de los valores, las actitudes y los comportamientos del hombre, por medio de los cuales se destaque la diversidad como fuente de enriquecimiento humano. Estos retos se caracterizan por la defensa del medio ambiente, la cultura responsable y el respeto a los Derecho Humanos en una sociedad cada vez más compleja y global.homo complexus, ha aportado en los últimos años unos ensayos bioantropológicos que ofrecen nuevas orientaciones sobre el desarrollo humano, cultural y educativo, cuya pretensión genera una nueva actitud que se identifica con la autocrítica y la crítica desde diálogos ínter y transdiciplinares, en el sentido que el ser humano es a la vez físico, biológico, psíquico, cultural, social e histórico. Además, contextualiza los principios de la complejidad en la pedagogía jurída.A través de la lectura de esta publicación, se incrementan las probabilidades de una propuesta que revalúe los conceptos de la antropología pedagógica, con el fin de responder a los nuevos designios de la academia y la sociedad, en las cuales se permita la apertura del pensamiento en busca de la creación del conocimiento y el convencimiento en torno a desde dónde debemos partir, dónde estamos, para qué estamos y hacia dónde vamos, sin olvidar las alternativas del pensamiento y las estrategias que deben ser comunes, o al menos lógicas, para la consolidación de aquélla.Las implicaciones del pensamiento complejo promueven unas nuevas orientaciones pedagógicas y metodológicas en el derecho, en el que se elabora una crítica a la situación que presenta el ecosistema, las alteraciones materiales que nos impactan y conmueven ante los enrarecidos métodos de explotación y ocupación humana, en lo que los contextos geomorfológicos y biológicos conducen a cultivar el interés científico, filosófico, educativo e, incluso, recreativo.Los impactos personales, sociales y económicos, los problemas que aquejan a la humanidad, y la recomendación loable de instalación o establecimientos de ideas y metas para el desarrollo humano, exigen una vía con estándares espirituales que nutran el pensamiento desde su complejidad. Además, los retos que tiene que afrontar la pedagogía ante una cultura global y local y ante la propuesta de competencias básicas desde el entendimiento de que la globalización de la enseñanza, deben producir la transformación de los valores, las actitudes y los comportamientos del hombre, por medio de los cuales se destaque la diversidad como fuente de enriquecimiento humano. Estos retos se caracterizan por la defensa del medio ambiente, la cultura responsable y el respeto a los Derecho Humanos en una sociedad cada vez más compleja y global.A través de la lectura de esta publicación, se incrementan las probabilidades de una propuesta que revalúe los conceptos de la antropología pedagógica, con el fin de responder a los nuevos designios de la academia y la sociedad, en las cuales se permita la apertura del pensamiento en busca de la creación del conocimiento y el convencimiento en torno a desde dónde debemos partir, dónde estamos, para qué estamos y hacia dónde vamos, sin olvidar las alternativas del pensamiento y las estrategias que deben ser comunes, o al menos lógicas, para la consolidación de aquélla.Las implicaciones del pensamiento complejo promueven unas nuevas orientaciones pedagógicas y metodológicas en el derecho, en el que se elabora una crítica a la situación que presenta el ecosistema, las alteraciones materiales que nos impactan y conmueven ante los enrarecidos métodos de explotación y ocupación humana, en lo que los contextos geomorfológicos y biológicos conducen a cultivar el interés científico, filosófico, educativo e, incluso, recreativo.Los impactos personales, sociales y económicos, los problemas que aquejan a la humanidad, y la recomendación loable de instalación o establecimientos de ideas y metas para el desarrollo humano, exigen una vía con estándares espirituales que nutran el pensamiento desde su complejidad. Además, los retos que tiene que afrontar la pedagogía ante una cultura global y local y ante la propuesta de competencias básicas desde el entendimiento de que la globalización de la enseñanza, deben producir la transformación de los valores, las actitudes y los comportamientos del hombre, por medio de los cuales se destaque la diversidad como fuente de enriquecimiento humano. Estos retos se caracterizan por la defensa del medio ambiente, la cultura responsable y el respeto a los Derecho Humanos en una sociedad cada vez más compleja y global.Las implicaciones del pensamiento complejo promueven unas nuevas orientaciones pedagógicas y metodológicas en el derecho, en el que se elabora una crítica a la situación que presenta el ecosistema, las alteraciones materiales que nos impactan y conmueven ante los enrarecidos métodos de explotación y ocupación humana, en lo que los contextos geomorfológicos y biológicos conducen a cultivar el interés científico, filosófico, educativo e, incluso, recreativo.Los impactos personales, sociales y económicos, los problemas que aquejan a la humanidad, y la recomendación loable de instalación o establecimientos de ideas y metas para el desarrollo humano, exigen una vía con estándares espirituales que nutran el pensamiento desde su complejidad. Además, los retos que tiene que afrontar la pedagogía ante una cultura global y local y ante la propuesta de competencias básicas desde el entendimiento de que la globalización de la enseñanza, deben producir la transformación de los valores, las actitudes y los comportamientos del hombre, por medio de los cuales se destaque la diversidad como fuente de enriquecimiento humano. Estos retos se caracterizan por la defensa del medio ambiente, la cultura responsable y el respeto a los Derecho Humanos en una sociedad cada vez más compleja y global.Los impactos personales, sociales y económicos, los problemas que aquejan a la humanidad, y la recomendación loable de instalación o establecimientos de ideas y metas para el desarrollo humano, exigen una vía con estándares espirituales que nutran el pensamiento desde su complejidad. Además, los retos que tiene que afrontar la pedagogía ante una cultura global y local y ante la propuesta de competencias básicas desde el entendimiento de que la globalización de la enseñanza, deben producir la transformación de los valores, las actitudes y los comportamientos del hombre, por medio de los cuales se destaque la diversidad como fuente de enriquecimiento humano. Estos retos se caracterizan por la defensa del medio ambiente, la cultura responsable y el respeto a los Derecho Humanos en una sociedad cada vez más compleja y global.
Escribir su propia opinión
Está opinando sobre:Pensamiento complejo y sus implicaciones pedagógicas en el derecho